lunes, 6 de julio de 2015

NUESTRA CERTEZA SOBRE LA OBRA REDENTIVA DIVINAL DEBE CORONAR NUESTRAS SIENES, LLENAR NUESTROS CORAZONES, Y SER CONFESADA DIARIAMENTE MIENTRAS TRANSMITIMOS A OTROS LA SALVACIÓN EN CRISTO JESÚS COMO UNA OBRA CONSUMADA. SI ALGUIEN DICE LO CONTRARIO, ¡SEA ANATEMA!

LIMA - PERÚ  LUNES 06 DE JULIO DEL 2015

COMENTARIO EXEGÉTICO DE LA PRIMERA EPÍSTOLA DEL APÓSTOL PABLO A LOS CORINTIOS.

Primera de Corintios 15:12-17.

"Pero si se predica de Cristo que resucitó de los muertos, ¿cómo dicen algunos entre vosotros que no hay resurrección de muertos? Porque si no hay resurrección de muertos, tampoco Cristo resucitó. Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe. Y somos hallados falsos testigos de Dios; porque hemos testificado de Dios que él resucitó a Cristo, al cual no resucitó, si en verdad los muertos no resucitan. Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó; y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados".

*** Cuando el apóstol utiliza la figura de la paradoja (afirmación absurda con apariencia de verdadera) es porque quiere mostrar el valor de la evidencia en contraposición a lo que la niega como tal. Aquí. Pablo nos concientiza acerca del valor irrenunciable e incontrastable de la resurrección como la fuerza o fortaleza viva en la que ciframos nuestra fe y su contundente victoria contra la Muerte, el otrora invencible paladín del enemigo, quien no pudo contener con todo su poder a la vida hecha hombre. 

*** Y el señor de las profundidades funerarias: Hades; tuvo que tolerar que Jesús se paseara a sus anchas por todo aquel territorio subterráneo, recogiendo lo que le pertenecía desde hacía cuatro mil años atrás; que al hacerlo certificara su poder sobre el Hades y la Muerte, y se llevara la cautividad con cuerpos glorificados después de su periplo de tres días y tres noches, RESUCITANDO y ascendiendo a la gloria, con todo lo que ello infiere. Y así como los espías recogieran un inmenso racimo de uvas de la tierra prometida, y lo trajeran ante los ojos de los hebreos, así también Jesús se llevó un impresionante racimo de almas a la presencia del Padre por su gracia, trayendo un sumo gozo a los prisioneros de esperanza.

*** La blasfemia de los que aseguraban que no había resurrección de muertos, había cundido entre los congregantes corintios como una doctrina real, amenazando la estabilidad espiritual de toda la iglesia de Dios. Si esta aberrante falsía era aceptada como una verdad, el evangelio no tenía valor alguno; porque nuestra obra redentora no se había ejecutado, y el sacrificio de Jesús había sido en vano, el pacto eterno no procedía, y la Deidad era tenida como mentirosa. A Satán, y sus propagadores de malas nuevas, les encanta negar la validez de la operatividad divina y su poder incuestionable sobre toda fuerza del enemigo; y negar la eficacia de la redención, ha sido siempre su "caballito de batalla".

*** La realidad objetiva y subjetiva de la resurrección ubica a los creyentes dentro del orbe de su esperanza, pues es la victoria sobre la muerte la que nos imparte la vida genérica del nuevo pacto, sin la cual moraríamos en el hades externo (Ef.2:1-5a;Ap.3:1a) como remedios con fecha de caducidad de satánica factura. Si quitamos la resurrección, no hay ascensión ni entronamiento, ni derramamiento del Espíritu Santo, ni regeneración...NI NADA. El diablo sólo quiere que sepas que Jesús murió, y que fue sepultado, Y PUNTO. Las rotativas del infierno, desde entonces, no dejan de publicar solamente mentiras: "...Decid vosotros: Sus discípulos vinieron de noche, y lo hurtaron, estando nosotros dormidos...y ellos, tomando el dinero, hicieron como se les había instruido. Este dicho se ha divulgado entre los judíos hasta el día de hoy" (Mt.28:11-15). 

*** Cuando Pablo resume en los vs. 13-17 la posibilidad de que la resurrección no se efectuara, deja su vida y su ministerio en un limbo, su trabajo de amor en el vacío, y nuestra salvación se ve anulada; pereciendo nuestra esperanza (la fe en su avance a la consumación). Negar la resurrección, pues, deja sin efecto la realidad redentiva que disfrutamos hoy. ¿Estamos conscientes de nuestra salvación? ¿Hemos entendido que la obra redentora se completó hasta la satisfacción divina? El diablo usará todas las dudas posibles, mentirá, mentirá, mentirá, mentirá y seguirá mintiendo indefinidamente. Por ello el creyente tiene que obtener una total certidumbre sobre la obra divinal redentiva, asumiendo la obra terminada de Dios con aquella consabida expresión: TETELESTAI=CONSUMADO ES.

EFRAÍN ARTURO CHÁVEZ ESPARTA  06/07/2015


2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. LA FE DE LOS ESCOGIDOS HIJOS DE DIOS DEBE ADQUIRIR TOTAL CERTIDUMBRE EN LA OBRA CONSUMADA DE CRISTO EN LA CRUZ DEL CALVARIO; EN LA TUMBA QUE, DESPUÉS DE ENCERRARLO PARA SIEMPRE, FUERA ABIERTA POR LA ENERGÍA CELESTIAL DE UN FUERTE ÁNGEL, Y SE MANTIENE ABIERTA HASTA HOY, COMO UNA FIEL DEMOSTRACIÓN DE QUE YA JESÚS NO ESTÁ ALLÍ, PUES, HA RESUCITADO. NOSOTROS NO BUSCAMOS ENTRE LOS MUERTOS AL QUE VIVE, EL MISMO QUE REINA JUNTAMENTE CON EL PADRE EN EL TERCER CIELO, Y EN LOS CORAZONES DE LOS SANTOS DONDEQUIERA QUE ESTÉN.

    ResponderEliminar