martes, 19 de enero de 2016

EL EQUIPO APOSTÓLICO SE GOZABA AL VER EL DENUEDO Y LOS ARRESTOS DE LOS HERMANOS EN TESALÓNICA, QUIENES ACTUARAN EN MEDIO DE TODAS LAS PERSECUCIONES Y AMENAZAS CON UNA CONFIANZA SINGULARÍSIMA, Y LA PLENA CERTEZA DE QUE DIOS LOS LIBRARÍA DE TODO ELLO, Y QUE LOS PRESERVARÍA PARA MOSTRAR SU GLORIA EN OTRAS REGIONES.

LIMA - PERÚ  MARTES 19 DE ENERO DEL 2016

COMENTARIO EXEGÉTICO DE LA PRIMERA EPÍSTOLA DEL APÓSTOL PABLO A LOS TESALONICENSES.

Primera de Tesalonicenses 1:4-7.

"Porque conocemos, hermanos amados de Dios vuestra elección; pues nuestro evangelio no llegó a vosotros en palabras solamente, sino también en poder, en el Espíritu Santo y en plena certidumbre, como bien sabéis cuáles fuimos entre vosotros por amor de vosotros. Y vosotros vinisteis a ser imitadores de nosotros y del Señor, recibiendo la palabra en medio de gran tribulación, con gozo del Espíritu Santo, de tal manera que habéis sido ejemplo a todos los de Macedonia y de Acaya que han creído".

*** Cuando los hijos de Dios se mueven animosamente en las cosas de Dios, y desarrollan en el Espíritu mediante una dedicación a las cosas del Padre, nos hacemos conscientes, no sólo de la gracia concedida por la Deidad, sino del sentido claro de su elección, pues están fructificando para la gloria de Dios en todo lo que están haciendo.

*** Pablo acota que el evangelio llegó hasta los hermanos de Tesalónica en su sentido más amplio, y con aquellas cosas que lo caracterizan como venido de arriba: 

(1) No fueron solamente palabras bonitas o solazadoras para la carne religiosa; sino con un contenido glorioso que certificaba cada palabra vertida como proveniente de Dios, actuando poderosamente en ellos; 

(2) El poder que se mostraba en señales, prodigios y milagros, eran un certificado de la esencia divinal de lo que se decía; 

(3) La presencia del Espíritu Santo operando en cada neoconvertido, daba a cada uno la certificación individual de haber sido llenados con la presencia del Paracleto, y con las cosas que él comparte, tanto en el fruto, como en los dones; 

(4) La fe de los hermanos en Tesalónica había sido comprobada más allá de la duda razonable, y esa certeza espiritual los impulsó al amor fraternal, que los apóstoles ejemplificaran con sus dotaciones y actitud.

*** Cuando los discípulos observan tus reacciones frente a la aflicción aprenden dos cosas: Que las aflicciones se darán de todos modos; y que hay que hacerles frente, y superarlas, dejando que la culebra que salió de la vara de Aarón devorase a las culebras que salieran de las varas de Janes y Jambres (Éx.7:10-12) (¿Te imaginas a Harry Potter sin su varita?). Con las aflicciones acontece lo mismo que con las condiciones climáticas: Si hace frío, nos abrigamos; si hace calor, usamos ropa ligera. Dios no nos pide que nos aguantemos el frío sin abrigarnos, hasta que nos mate una pulmonía; ni nos manda que nos abriguemos hasta la asfixia en tiempos de alta temperatura. 

*** La aflicción se dará, y nosotros "hemos de afirmar nuestro rostro para ir a Jerusalén"(Lc.9:51), ya que de aquí saldremos victoriosos y triunfantes, diciéndole al enfadado Nabucodonosor: "Y si no, sepas, oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado" (Dn.3:18). Está establecido que los que quieran vivir piadosamente, padecerán persecución (2Ti.3:12).

*** La sangre fría de los tesalonicenses frente a la adversidad, llamó la atención de los hermanos de Macedonia y Acaya, admirándose de su valor y su determinación, y comprobando la bondad del Señor en medio de todo lo que ellos sufrieran (Hch.17:5-7). Los creyentes de aquella región se vieron reflejados en el valor a toda prueba de los hermanos tesalonicenses, y la palabra del Señor comenzó a divulgarse en otras latitudes, admirándose el equipo apostólico de cómo todo esto hubiera recorrido grandes distancias, y motivara al valor a las iglesias locales entrando en una etapa de confianza peculiar; algo que veremos mañana.

EFRAÍN ARTURO CHÁVEZ ESPARTA  19/01/2016




1 comentario:

  1. DADO QUE NUESTRA LUCHA NO ES CONTRA SANGRE Y CARNE, HEMOS DE OCUPARNOS DEL PANORAMA ESPIRITUAL QUE NOS UBICA EN TIEMPOS Y ESPACIOS DETERMINADOS, ENTENDIENDO QUE ALGUNA FORMA DE AFLICCIÓN NOS VISITARÁ; Y QUE EL ENFRENTARLA NO ES PARA NUESTRO MAL, SINO PARA TODO LO CONTRARIO, HACIÉNDONOS MÁS FUERTES, Y ARMÁNDONOS DE PACIENCIA PARA TODO LO QUE VENDRÁ. ¡NO LE TEMAS A LA AFLICCIÓN!

    ResponderEliminar