miércoles, 13 de enero de 2016

SI SE LE DA EL ESPACIO Y EL TIEMPO AL DIVINO ACCIONAR ESPIRITUAL, Y SI NOS IDENTIFICAMOS CON LA FORMA DE ACTUAR DEL PADRE, COSECHAREMOS MUCHAS BENDICIONES, TANTO PERSONALES COMO CORPORATIVAS, HOGAREÑAS Y ECLESIALES. NUESTRA LÍNEA CONDUCTUAL DEBE HONRAR AL DIOS AL QUE REPRESENTAMOS; SI DE MOMENTO ESTA ES DEFICITARIA, BUSQUEMOS SUPERARLO EN EL SEÑOR.

LIMA - PERÚ   MARTES 13 DE ENERO DEL 2016

COMENTARIO EXEGÉTICO DEL LIBRO DE COLOSENSES

Colosenses 3:15-20.

"" Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos. La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales. Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él. Casadas, estad sujetas a vuestros maridos, como conviene en el Señor. Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas. Hijos obedeced a vuestros padres en todo, porque esto agrada al Señor".

*** Cuando los aspectos relacionados con la vida espiritual han encontrado en nosotros el eco oportuno, vendrá como un fruto precioso la paz divinal, gobernando nuestro ser integral con esa peculiar sensación que singulariza su presencia, relajando nuestro ser, nuestro pensar, y las cosas inherentes al plano trascendente. Ese bendito estado de placidez, cual vida resurrecta, debe ser compartida fraternal y corporativamente como realidad vigente, llamándonos a todos a ser gratos con el Padre, quien nos hace habitar en familia.


*** La palabra de Dios no es un recuerdo en la memoria solamente, sino un principio que rige todo un sistema; y así como se activan las funciones cerebrales, impulsando la una a la otra; así ha de mantenerse operativo el cuerpo de Cristo, en una bendita interrelación que a todos une y compromete en un plano convergente. La idealidad divina se mantuvo firme y unipolar en lo concerniente al reino de Dios, y cada hagiógrafo halló la divina inspiración para mantenerse en línea con el divino pensar y obrar.

*** Aquella palabra moradora, ha de constituirse en obradora, enseñándonos. motivándonos e impulsándonos a operar en los principios que la Deidad anuncia, convirtiéndose esa enseñanza en nuestro cántico, siendo el divino impulso lo que inspira nuestros salmos, nuestros himnos, y nuestro cantar como un homenaje célico-terrenal a Dios, gobernando el cielo y la tierra con una sola fuente inspiracional: Agradar a Dios, y cumplir su propósito a cabalidad.

*** Cuando hayamos cuajado, y nuestra consciencia corporativa se haya hecho una, nuestras palabras y nuestras obras estarán unidas al trabajo de amor del Redentor, y nuestros hechos serán a Dios agradables; pudiendo darle gracias a la Divinidad por la fragancia que despedimos, dispensándole el honor que se merece, agradeciéndole en el nombre de Jesús.

*** (V.18) La epístola da aquí un salto, e ingresa en el plano familiar, queriendo corregir lo deficitario en el trato de la pareja y su sentido testimonial trascendente. A nivel occidental -y oriental también-, las mujeres muestran su malestar por el dominio marital (algo que Dios instituyó tras la caída Gn.3:16). Así, pues, el inicial compartir de la autoridad, se quebró, jerarquizándola por causa del pecado, no por un capricho machista o chauvinista. Y si hubo necesidad de escribirlo en la epístola, era porque resultaba demasiado evidente la resistencia femenina a vivir bajo autoridad. ¡Yo sé que a mis lectoras esto no les pasa: pero en otros lugares, sí pasa!


*** (V.19) La falla más recurrente en el plano matrimonial, tiene que ver con el amor deficitario. La relación, por lo considerado en el párrafo anterior, se ha tornado difícil y cargante. Y las continuas contiendas han desarrollado cierto grado de reciedumbre y aspereza en el trato, desvirtuando el trato de pareja, que ya no se miran con amor; sino con resignación, y que consideran a la contraparte como parte del juicio divino, y no como una bendición. Por eso el apóstol  usa un verbo imperativo; no como sugerencia; sino como amonestación para que la dicha conyugal no sufra por tan triste actitud. Si exhalamos nuestro malestar ante el Padre en todo  momento; podremos vivir en paz con la contraparte; porque ya no estará gobernando nuestros corazones la ira reprimida, el enconamiento del ánimo, o las úlceras sangrantes. ¡Paz!

*** (V.20) La crisis familiar, trae consigo un plano de absoluta desobediencia en los hijos, los mismos que ven a sus padres como seres deficitarios: "Papá tiene razón"; "Mamá tiene razón"; acogiéndose al menos recto y más claudicante cuando quieren hacer sus caprichos; y tornándose neutrales cuando los padres pelean, buscando manipularlos según el deseo da cada uno, pidiendo como premio la relajación, sintiéndose autorizados a hacer lo malo, por la ira o la pena de los "viejos". La obediencia a los padres supone el divino agrado; y nos referimos aquí a padres juiciosos que se hacen uno para criar con rectitud y amonestación a los hijos, manteniendo estable el hogar al obedecer directamente la voz del Padre de los espíritus.

EFRAÍN ARTURO CHÁVEZ ESPARTA   13/01/2016

1 comentario:

  1. LAS INSTRUCCIONES HAN SIDO PRECISADAS POR EL APÓSTOL, TANTO A NIVEL CONGREGACIONAL, COMO A NIVEL FAMILIAR, REVELÁNDONOS LO ÓPTIMAS UE DEBEN SER LAS MISMAS, NUESTRO PLANO DE PARTICIPACIÓN, Y LA CERTEZA DE QUE PODEMOS LOGRARLO EN EL AMOR DEL SEÑOR. ANIMO A MIS HERMANOS, PARA CONSIDERAR CADA CONSEJO Y PONERLO POR OBRA, PARA LA FIEL COMPROBACIÓN DE LO QUE DIOS PUEDE HACER, HACE, Y HARÁ CON NOSOTROS.

    ResponderEliminar